Menú Inicio

Hojas de Ceniza

Despedazaste mi alma con tu llanto. Estruendo mudo. Los oídos de la razón cegaron ante los signos.
A la pureza cristalina de un río se acercó el amor a lavar su rostro, y siendo como fuiste perturbado por él, te pareció ver en ella el reflejo de tus ojos.
Miraste hacia lo alto con la misma devoción del súbdito hacia su púlpito, para tarde comprender, que cuando el amor no se encuentra en línea recta con el horizonte con dureza ejerce su tiranía. Gustaste cada uno de sus férreos eslabones.
Si hubieran apercibido tus sentidos la evanescencia de Dafne, si a la medra de sus hojas te hubieras enfrentado, tal vez ahora rozarías apenas las yemas de sus dedos ¿O no recuerdas cuándo ya el viento agitaba sus ramas?
Ofrecías dedicación completa, como el obrero que come pan seco y membrillo reserva a sus vástagos. Por eso sufres y el  entendimiento perece.
Errante caminas, “sin alforjas ni vestiduras”, junto al caracol que merodea el húmedo asfalto verde. Te enlutas en tu retiro creyendo detener el tiempo. Si acaso comprendieras que la frontera del duelo es tu cuerpo, que el ser perdido es un extraño, libre para sus celebraciones, para sus tormentos: arrancarías con tus labios la mismísima flor del cactus.
Otoño de hojas recién caídas, recuerda la lozanía de tu fruto. No te doblegues ante la rugosa madera de su efigie, esbozos de giro copernicano que atenúen la dureza de su látigo. Rompe con tu aislamiento, con tu silencio.

El silencio roto, ya no es…

09/11/2010

Categorías:Hacia Adentro

Montse González de Diego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

La Casa de San Jamás

"La casa de San Jamás" era una canción de Aguaviva, un lugar fantástico y maravilloso que, hace más de veinte años, mi buen amigo Fernando Díaz -que allá donde esté seguro nos va a leer- convirtió en un maravilloso programa de radio en el que cualquier cosa tenía cabida, humor, poesía, música, cine... Y ahora renace en este blog en el que trataré de contar todo lo que siento, y espero que vosotros hagáis lo mismo. ¡Empecemos!

El Dormitorio

Repositorio de sueños

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

Relato Corto

Biblioteca virtual de relatos cortos

els gustos reunits

A la Luz de las Letras

Pippo Bunorrotri

El hombre que susurraba a los sentimientos

Elloboestaaqui

Disentería literaria

café la lejana

A la Luz de las Letras

Cuchitril Literario

A la Luz de las Letras

dragonablog

Este es mi humilde rincón de cuentista, poetisa...

desafiosliterarios.com

La web de los nuevos escritores.

Cada mirada recordada que volaba

Pensamientos de una chica lepidóptera perdida entre su propia fantasía

Hablando de Jane Austen

El boletín de noticias de Jane Austen en español

enero11

Literatura para romper el tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: