Menú Inicio

Trémulo Renacer

Me despojo de la cola antes que perder mi vida, me declaró impávida la salamanquesa.
Y empecé a correr en dirección opuesta al camino fijado, en resistencia al viento y sin cordones en mi blusa. Conato de huida.
¿Quién recogerá mi alma a la orilla de mi carrera, cuando las campanas de mis pantalones detengan su susurro? Te pregunto a ti, salamanquesa esquiva ¿Quién me guiará cuando transite como hormiguita ebria, perdida sobre laberinto de adoquines? ¿Me señalarás tú el camino? Dime que allí estarás, que en tu nombre erigiré un altar, y entonces, santificaré la tierra que pise cuando acomode mi pie sobre tu huella.
Y me crucé con tu mirada, un beso y un abrazo. Vi un volver a empezar no saber muy bien el qué, un trémulo renacer. Entornos del pasado ocupaban vacíos del corazón. Casas antiguas, habitaciones empapeladas, lámparas de mimbre. Segundas oportunidades ¿Por qué le es más fácil a uno llorar que reír en la quietud de la noche, en la profundidad de los sueños? Inquieren mis mejillas.
Salamanquesa que renaces, corre libre, que no te petrifique mirar hacia atrás, y corona laureada exhibirá tu testa, tesoro de tu lidia. Dejarán las noches tristes de ser como tus días. Y verás montañas serpenteadas por caminos llanos, y para ti florecerán los almendros aun en la aridez de tu vida. Mandorla dulce de tu retiro.
No temas al crepúsculo, salamanquesa querida, que no te sorprenderá en soledad. Te depositaré sobre cálida piedra acunando tu vejez.

Quién ama recibe.

24/07/2010

Categorías:Hacia Adentro

Montse González de Diego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

La Casa de San Jamás

"La casa de San Jamás" era una canción de Aguaviva, un lugar fantástico y maravilloso que, hace más de veinte años, mi buen amigo Fernando Díaz -que allá donde esté seguro nos va a leer- convirtió en un maravilloso programa de radio en el que cualquier cosa tenía cabida, humor, poesía, música, cine... Y ahora renace en este blog en el que trataré de contar todo lo que siento, y espero que vosotros hagáis lo mismo. ¡Empecemos!

El Dormitorio

Repositorio de sueños

TEJIENDO LAS PALABRAS

CON LOS HILOS INVISIBLES DEL ALMA

Relato Corto

Biblioteca virtual de relatos cortos

els gustos reunits

A la Luz de las Letras

Pippo Bunorrotri

El hombre que susurraba a los sentimientos

Elloboestaaqui

Disentería literaria

café la lejana

A la Luz de las Letras

Cuchitril Literario

A la Luz de las Letras

dragonablog

Este es mi humilde rincón de cuentista, poetisa...

desafiosliterarios.com

La web de los nuevos escritores.

Cada mirada recordada que volaba

Pensamientos de una chica lepidóptera perdida entre su propia fantasía

Hablando de Jane Austen

El boletín de noticias de Jane Austen en español

enero11

Literatura para romper el tiempo.

A %d blogueros les gusta esto: